top of page
Search

Emprender en Momentos de Dificultad



Estoy regresando de un viaje de vacaciones a España para pasar Thanksgiving con mi hijo mayor que estudia y juega futbol allá. En una de las conversaciones que tuvimos me platicaba que una de las materias que no le gustaba de la uni era la de derecho laboral en España, me decía no le veía mucho caso si el es americano. Obviamente no estaba yo de acuerdo, pero lo dejé me platicara todo, y dentro de lo que le llamaba la atención, incluso de ese mismo tema, es que los salarios en España son muy bajos, inclusive los de un CEO, de los que me menciono andaban alrededor de los cien mil euros anuales.


Claro que la mayoría que pudiéramos estar leyendo esto pensemos, yo quiero ganar esa cifra al año! Pero comparando contra los salarios que tenemos en Estados Unidos definitivamente suenan bajos los españoles.


Por otra parte, sigo a varios creadores de contenido españoles porque tengo un interés grande por lo europeo y una forma diferente de ver las cosas. Lo cierto es que las tasas impositivas a la renta en Europa son muy altas, y en España no es la excepción por lo que el mundo emprendedor menciona que ese país cada vez está peor y más bien hay que salir de ahí. Y yo que me quiero ir allá!


No tengo toda la información para crearme una opinión acertada, pero a mi que me apasiona conducir en carretera veo con mucha envidia que las vías españolas son mejores aún que las de Texas que tanto presumimos.


El caso es que cuando parece el fisco español tiene todo en contra de los emprendedores y empresarios, lo mismo veo en México y ahí no solo con el fisco sino con la tremenda corrupción y la inseguridad, en Argentina no se diga, más con un tipo de cambio controlado y una tasa de inflación descomunal, y en Estados Unidos que en teoría todo es perfecto, lo cierto es que muchos, la mayoría de los emprendimientos fracasan. ¿Y entonces?


Mi aportación hoy es una reflexión, pensando que hay muchos factores externos que no podemos controlar dentro de nuestra organización, pero, la pregunta sería que podemos hacer nosotros para tomar ventaja de esos factores externos tan complicados que se viven hoy y siempre en el mundo? La excusa para dejar de perseguir nuestros sueños de emprendimiento son el gobierno, los impuestos y la inseguridad, los rojos y azules, la inmigración, la sociedad, los demás? O aprovechamos que los demás se están quejando de lo mismo y se están quedando estáticos esperando que todo mejore para salir adelante?


Los verdaderos emprendedores no se quedan parados, en la crisis ven oportunidad. Yo escuché esto hace muchos años y me caía como patada entre las piernas. Hoy, 30 años después lo veo tan enorme que me desespera no tener los recursos para intentar más.


Cuando el entorno parece ser anti-emprendedor, es cuando quizá resulte más fácil, porque la mayoría no lo intentará, porque no quedará escalar para no pagar impuestos, preferirán quedarse pequeños o de empleados porque “el gobierno así te quiere”.


Y ¿de cuándo acá vamos a dejar que otros decidan por nosotros?


Fácil no será, pero tampoco es fácil tener un salario bajísimo y no tener ni para comprarnos la casa de nuestros sueños y realizar ese viaje de vacaciones. Tampoco es fácil no poder mandar a la escuela que queremos a nuestros hijos o ir al mall y quedarnos como el chinito solo “milando” en los aparadores y no poder comprarte nada porque sabes cómo tienes de caliente la tarjeta de crédito. Me parece es más difícil no luchar por nuestros sueños y lo triste es que la mayoría decidimos esa opción.


Cuando nadie intenta y tú sí, de entrada ya te quitaste a muchísima competencia. Imagínate que el gobierno tuviera un plan de impulso a panaderías, y te financiara todo para que pongas la propia, ¿cuántas panaderías crees se van a abrir? Y ¿cuántas crees que van a ser exitosas si vas a tener a 100 en cada colonia? ¿Quién va a comprar tanto pan? El mercado tiene un tamaño y ante demasiada oferta los precios bajan, los rendimientos también.


Así es que si el entorno no está para emprender, emprende. Si no está para intentarlo, mejor hay que intentarlo porque ahí, hay mucha menos competencia, ahí es donde está la oportunidad en la crisis.


No es fácil, el fracaso está prácticamente garantizado, pero no luchar por nada, ya te lo aseguró, así es que si te sirve de algo, te puedo contar que tranquilamente ya fracasé como 50 veces, y aquí sigo intentando, porque pegarle una o dos veces en la vida, créeme sabe mejor que quedarse amargado renegando y culpando a los demás de jamás haberlo intentado.


Deseo de todo corazón, que sea cual sea tu sueño, luches por él.


Tu amigo,


Edmundo



Redes Sociales



👉Facebook,♥️ Instagram, 👉Twitter, ♥️LinkedIn, 👉tiktok, ♥️YouTube

25 views0 comments
Post: Blog2 Post
bottom of page